IGLESIA EN LAS CASAS

La Congregación de los Santos.

(I.Cor.3:16,17 – 6:19 – Josué 24:15)

EL VERDADERO TEMPLO DEL SEÑOR

Se trata de su TEMPLO ESPIRITUAL  que el hombre natural  no  puede percibir ni entender (I.Cor.2:14).

Vosotros también, como PIEDRAS VIVAS, sed edificados como CASA ESPIRITUAL y Sacerdocio Santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de JESUCRISTO. (I.P.2:5 – Jer. 33:22).

La simplicidad y humildad de la congregación en sus propias casas, es la nota principal de la congregación de los santos, (Mt.26:18 – Luc.19:9 – Hch.2:46, 8:3, 10:2 – Rom.16:5 – Col.4:15).

En la intimidad de vuestro hogar, por humilde que sea, con los miembros de toda la  familia que estén de acuerdo, diariamente o un día a la semana cuando menos, a determinada hora, allí El Señor estará con vosotros (Mt.18:20) allí  El Señor quiere reposar, allí quiere habitar, en su Santo Templo que es vuestro cuerpo.  No es necesario de ningún pastor terrenal:  “Yo soy el buen pastor dice El Señor”,  El Espíritu Santo del Señor os guiará y os enseñará qué debéis hacer (Luc.12:12 – Jn.6:45 – 14:26 –  I.Jn.2:27) así,  El Señor añade a su iglesia cada día a sus predestinados que deben ser salvo. (Hch.2:47).

Cuando El Señor dice que:  El día de pentecostés se unieron mas de tres mil, y que además, El Señor añadía cada día a su iglesia los que debían ser salvo, (Hch.2:47).

Cual es esa iglesia de la que habla El Señor, que ahora el mundo secular cree que se trata de un edificio de piedra de los comúnmente conocidos…?

Cuando El Señor dice: “Añade”, no es que en tu hogar donde tú te congregas ahora va a entrar otro miembro y otro y otro. … No. Añadir a sus predestinados, es la oportunidad que El Señor da a otro miembro para que se convierta a su Iglesia, a su verdadera Iglesia Espiritual, lo mismo que tú, en sus correspondientes hogares.

Por lo tanto, no necesitamos otro lugar para adorar al Señor, desde nuestra casa, entramos al Lugar Santísimo de la Gracia por su bendita Sangre derramada,  además nos exhorta  a no dejar de congregarnos, tanto más, cuando vemos que el día se acerca. (Heb.10:19,25)

Así, en la forma que El Señor enseña, el apóstol Pablo ha fundado congregaciones en el Asia menor: Pisidia; Antioquía; Iconio; Listra y Derbe.  Y en Macedonia, Filipos, Tesalónica y Berea, todo en sus propias casas.  (Rom.16:5 – Col.4:15)

La congregación de los santos que se les comenzó a conocer como Cristianos al haber elegido el Santo de los santos, su santuario único en el corazón del hombre. (I.P.2:5).

Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es de su carne, también teniendo un gran sacerdote sobre la Casa de Dios.  Acerquémonos, pues, con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua pura, (I.Cor.6:11) mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió, y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a la buena obra.

PRIMERO NUESTRA SALVACIÓN.   

Por tanto, amados del Señor, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seas irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; (Fil. 2:12,15).

El Señor mora en la pureza, sencillez y humildad de los hombres y mujeres que le adoran en espíritu y en verdad,  desde vuestros hogares, esta es la congregación de los Santos, la habitación de Dios entre los hombres, la encarnación del Verbo, Dios se hace hombre; la Divinidad y la Humanidad se une, se desposan y en adelante Dios habita en el hombre y el hombre habita en Dios.  Este acontecimiento opera por el misterio del Bautismo en su Nombre. (Hch.2:38,39) participando para siempre en la Pascua personal y la muerte y resurrección en plenitud con Cristo. (Gal.2:20)

Ciertamente, esta es la Iglesia del Señor ganada por su propia sangre. (Hch.20:28) La Esposa del Cordero. (Ap.19:7) El Cuerpo de Cristo. (I.Cor.12:27) Templo del Espíritu Santo. (I.Cor.6:19) La congregación de los Santos, su verdadera Iglesia Primitiva en nuestros hogares. (Heb.10:19,25 – Hch. 8:3 Rom. 16:5). Todos bautizados en el nombre de Jesucristo. (Hch.2:38,39).

ENSEÑANZAS A SU IGLESIA.

La jerarquía: Todo aquel que quiera ser el mas grande, o el primero entre vosotros que sea el servidor de todos (Mt.20:27  , Luc.9:48)

El Pastor del rebaño y autoridad:  El Señor es el pastor de un solo rebaño (Jn.10:16) El Señor es el buen pastor. (Jn.10:11)

La Iglesia del Señor depende directamente de su autoridad divina El Espíritu Santo del Señor, y de sus ancianos (Obispos), poniendo la mirada en las cosas de arriba. (Col.3:2 – I.Tim.5:19).

Los Obreros: Los que trabajamos en la viña del Señor, sembrando la semilla, regando, asistiendo, predicando, ayudando a su crecimiento, todos obreros, (Mt.9:37,38 – 10:10 – 20:1 – Luc.10:2,7 – 2:Tim.2:15).

La Economía. La Iglesia del Señor no es gravosa en nada entre sus miembros (II.Cor.11:9 – I.Tes.2:9 – II.Tes.3:8 – I.Jn.5:3).

Ofrenda, en la Gracia la ofrenda aprueba el Señor, como cada quien disponga en su corazón. (Mt.5:23), el obrero es digno de su salario. (entiéndase, salario: Alimento). (Mt.10:10 – Luc.10:7 – I.Tim.5:18)

Como Iniciar.  El Señor ya inició su obra, ahora que los días se acercan, su iglesia continúa congregándose como el Señor os ha enseñado (Heb. 10:25).

La Iglesia del Señor: Todas las personas que viven en el hogar deben participar: Adultos, jóvenes y niños; todos en comunión, gozan en especial lugar el amor del Señor.

Bautismo de Salvación y expansión. El bautismo es la llave de la Salvación (Hch.2:38,39) el efecto real multiplicador de su verdadera iglesia en todo el mundo (Mt.3:13 – Luc.3:21 – Mr.16:16 – Hch. 4:12, 8:12,36, 9:18, 16:15,33, 18:8, 22:16, Gal.3:27).

QUIEN ESTÁ AUTORIZADO PARA BAUTIZAR:

         Todos los que forman su real sacerdocio (I.P.2:9) los siervos que han sido predestinados por el Señor para su eterna salvación (Hch.2:47 – 2.Tes.2:13),  los que han sido bautizados en el Sagrado Nombre de JESUCRISTO (Hch.2:38),  éstos,  que han sido hechos hijos de Dios (Jn.1:12).

Indubitablemente, éstos constituyen el linaje escogido, el real sacerdocio, la nación santa, el pueblo adquirido por Dios (1 Ped. 2:9- Ap. 1:6 – 5:10)

Este linaje escogido, éste real sacerdocio, éstos Hijos de Dios, tiene el privilegio de entrar al lugar Santísimo y tener comunión en forma directa con El Señor (Heb.10:19,22) y son los autorizados para ministrar las cosas sagradas del altar, entre las cuales tenemos:

Ministrar el Bautismo en el Nombre de Jesucristo (Mt. 28:19,20 – Hch.2:38)

Ofrecer sacrificio: Su propio cuerpo viviente (Rom. 12:1, Fil. 2:17, 2Tim. 4:6, 1Jn. 3:16).

Su servicio a diario; es decir, “hacer bien” (Heb. 13:16 –  Gal. 6:9-10) oraciones de rogativas (Col. 4:12, 1Tim. 2:1)

Alabanza al Señor como fruto de sus labios que confiesan su “Sagrado Nombre” lo que agrada al Señor, y debe ofrecerse en forma continua (Heb. 13:15) FIN.

EN CUANTO A LA LEY DE MOISÉS.

  1. La ley fue dada al pueblo de Israel y nunca a la Iglesia del Señor, menos a nosotros que éramos gentiles. (Lev.26:46 – 27:34 – Det.4:23 – 5:2,3 – Rom.9 – I.Cor.9:20,21).
  2. Nada que ver con la ley los que somos de la Gracia. (Hch.21:25).
  3. Malditos los que dependen de las obras de la Ley hoy en la Gracia. (Gal.3:10 – Det.27:26 – Jer.11:3 – Stgo.2:10) porque el fin (fin terminal) de la ley es Cristo. (Rom.10:4 – Ef.2:15 – Col.2:13,14 – Luc.23:45).

Así, queda ESCLARECIDA la idea tradicional que el mundo secular ha tenido:   La iglesia del Señor, o sea las congregaciones  Cristianas de los Santos,  NO es esa que tradicionalmente se reúnen en los templos de piedra construidos por el hombre, en donde circula el comercio de la piedad. (I.Tim.6:5).

La verdadera Iglesia Primitiva del Señor.-  La Congregación de los Santos es la que se reúne en las casas, a como lo establece desde un principio El Señor,  y recuerda congregarse, mas cuando el día se acerca.  (Heb.10:19,25)

El Señor creador de todo cuanto existe, NO HABITA en templos de piedra hechos por manos humanas.  (Hch.7:48 -17:24 – Ap.21:22)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s