Verdaderos ADORADORES

 “ADORAR A “YAHSHUA” EN ESPÍRITU Y EN VERDAD.”.  ¿Qué es adorar en espíritu y verdad? ¿Cómo adoro a Dios en espíritu y verdad?

Para adorar al Señor en Espíritu y en Verdad, debemos tener bien definidos los dos principales conceptos:

Que cosa es adorar al Señor en Espíritu y

Que cosa es adorar al Señor en Verdad.

Dice El Señor:   .- Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que lo adoren. Dios es Espíritu, y los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que lo adoren. (Jn. 4:23,24)  NOTA: El Señor enfatiza en la palabra “Verdaderos adoradores”, se refiere a los aptos que pueden entrar al Trono de la Gracia” su nuevo Sacerdocio.(Ap.1:6 – Hebreos.4:16), lo que significa que esto no va con los no aptos, que no son verdaderos.

EN ESPÍRITU Y EN VERDAD:  El espíritu sin la verdad conduce a un momento emocional transitoria. Una vez cesa la emoción se va el momento y también nuestra adoración. Por lo tanto: La verdad sin espíritu nos lleva a un momento de contrición sin gozo, cayendo en un paganismo idolátrico.

La conjugación de ambos aspectos en la adoración nos lleva a una acción de gozo en Dios a la luz de sus mandamientos. Mientras más conocemos sobre nuestro Dios; más de su grandeza podemos adorar. Mientras más le conocemos, más profunda será nuestra adoración. Y mientras más profunda nuestra adoración, más glorificado es nuestro Padre.(Is.44:23 – 2.Tes.1:12 – 1.P.4,11)

LA ADORACIÓN EN ESPÍRITU nace en el corazón contrito y humillado, en plena armonía con el alma, con nuestras fuerzas, con nuestra mente, en complemento con el amor que Él nos pide desde el principio:

Que le amemos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestras fuerzas y con toda nuestra mente. (Luc.10:27) Nada de acciones externas, ritos ceremoniales, congregaciones, templos con parafernalia de boatos, música, coros, campanillas, aguas benditas, candelas, altares y santos de madera, lo cual no cabe en la contrición y humildad de adoración espiritual que pide El Señor. (Hechos. 7:48, 17:24)

Así podemos ver que para complementar la acción de “Adorar a Dios en Espíritu”,  necesariamente debemos amarlo con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y toda nuestra mente, todo en plena armonía de lo que somos, dirigido a un solo propósito:  Agradar al Señor con todo nuestro ser.

LA ADORACIÓN EN VERDAD, nace en el conocimiento y la certeza real y convincente de sus atributos, sus obras y sus promesas del Dios a quien creemos y esperamos. (Hebreos.11:1)

Tanto nuestro espíritu como la verdad de quién es Dios deben estar presentes para que nuestra adoración honre y glorifique a Dios.

Es el Espíritu y la Verdad lo que influye de forma real sobre nuestras voluntad,  de tal manera que honremos a Dios en Espíritu y en Verdad que, siendo de infinito valor, merece infinita voluntad. (Jn.4:24)

El hecho de que la adoración deba ser algo tan íntegro y pleno de nuestro ser, no se limita como bien dijo El Señor: A un lugar (Jn.4:21), sino que adoramos a Dios en todo momento y donde estemos (Hechos.16:25) siempre entre los  VERDADEROS ADORADORES, ofreciéndonos a Dios como ofrenda grata, decididos a no vivir mas para sí,  no importa que nuestra expresión de adoración pueda variar, de ser más expresiva a menos expresiva, lo que importa es el conocimiento real y verdadero de ese Dios a quien adoramos  “en espíritu y verdad”.

Yahshúa haMashíaj (Hebrea) Jesucristo (Latina) nos bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s